Las injustas riquezas [Hoja parroquial del 22 de septiembre]

Domingo XXV del Tiempo Ordinario: Am 8, 4-7; Sal 112; 1ª Tim 2, 1-8; Lc 16, 1-13

“Ningún siervo puede servir a dos amos: porque bien aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero“.

HP-del-22-de-Septiembre-de-2019

 Los temas de economía son hoy de acongojante actualidad, parecen el talón de Aquiles de las generaciones actuales y un asunto de constante reflexión y preocupación. Naturalmente la Palabra de Dios no nos da un farragoso tratado de economía; sin embargo, nos ilumina en una dimensión más profunda que la ciencia en el sentido, valor y uso de las riquezas. Las riquezas pueden ser injustas o porque se mal adquiridas o porque son mal empleadas o por ambas cosas a la vez. Se nos llama a una reflexión fuerte de conciencia sobre la adquisición, uso, valoración y apego a las riquezas. Partiendo de un principio profundamente evangélico: Nadie puede servir a Dios y al dinero, Jesús nos lleva a descubrir nuestra verdadera actitud ante Dios desde algo tan personal e inmediato como es descubrir nuestra actitud ante el dinero.

            Las palabras del profeta Amós nos introducen en el pensamiento de Dios. Son palabras contra los explotadores, usureros, ladrones; contra todos aquellos que, llevados de su ambición, exprimen al hombre, lo corrompen o lo compran: Exprimís al pobre, despojáis a los miserables, disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampas. A todas estas expresiones se les podía poner detrás ejemplos concretos, de hoy, de nuestro ambiente y, si me apuran, se les podía señalar nombres y apellidos. El juicio de Dios ante estas situaciones es severo: Juro que no olvidaré jamás vuestras acciones. Cierto que Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Nos preguntamos: ¿Estará vedada la verdad a los detentadores de la riqueza? ¿Tendrán algún portillo abierto para llegar a una salvación humana y sobrenatural? Sólo hay un camino: poner todos los bienes al servicio de la comunidad humana, saber desprenderse afectiva y efectivamente de las cosas. Y esto, tanto en lo poco como en lo mucho, porque, si de lo poco que tienes no sabes desprenderte, difícilmente te desprenderás si llegas a tener mucho. No entramos ni salimos en los sistemas de productividad y distribución dentro de una sociedad organizada, porque, si malos administradores son los individuos en las sociedades capitalistas, no lo es mejor el Estado en las  sociedades comunistas. El Evangelio apunta a un hombre nuevo, distinto en espíritu al hombre actual, que ni particular ni colectivamente pone el lucro en el ápice de sus motivaciones. Se trata de un hombre, que en cualquier situación o sistema, sepa ante todo y sobre todo servir al prójimo.

            El hombre, la persona humana vale una fortuna, ha sido comprado al precio de la Sangre de Cristo; por eso, ni él puede venderse ni comprar al otro por ningún precio. Cuando el dinero se pone en la raíz de todas las motivaciones, los hombres se deshumanizan y endurecen su corazón de forma, a veces, salvaje. Por el contrario, cuando la raíz de las motivaciones es Dios, el hombre se  humaniza y se hace sensible a la más auténtica fraternidad. Recordemos lo que decía San Juan Crisóstomo: No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No son nuestros los bienes que tenemos, sino suyos. Y lo que nos dice el Papa Francisco: ¡El dinero debe servir y no gobernar!Si eres hijo de la luz, espabila y conquista la vida con el desprendimiento de tus bienes.

EL CAMPANARIO

¡NO A LA NUEVA IDOLATRÍA DEL DINERO! ¡NO A UN DINERO QUE GOBIERNA EN LUGAR DE SERVIR!

Son dos interpelaciones que el Papa Francisco nos hace a todos en Evangelii gaudium al afirmar que “La crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar que en su origen hay una profunda crisis antropológica: ¡la negación de la primacía del ser humano! Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano. La crisis mundial, que afecta a las finanzas y a la economía, pone de manifiesto sus desequilibrios y, sobre todo, la grave carencia de su orientación antropológica que reduce al ser humano a una sola de sus necesidades: el consumo.

         ¡El dinero debe servir y no gobernar! El Papa ama a todos, ricos y pobres, pero tiene la obligación, en nombre de Cristo, de recordar que los ricos deben ayudar a los pobres, respetarlos, promocionarlos. Os exhorto a la solidaridad desinteresada y a una vuelta de la economía y las finanzas a una ética en favor del ser humano” (nn. 55-58).

ANTE EL NUEVO CURSO PASTORAL 2019-2020

            Con la celebración de la XIIª SEMANA DE PASTORAL hemos iniciado “oficialmente” el nuevo Curso Pastoral. También en nuestra Parroquia pondremos en las próximas semanas todas las actividades en marcha. Las Comunidades Neocatecumenales están celebrando, cada una a su ritmo, la Celebración de la Palabra y la Eucaristía; las CATEQUESIS  de Precomunión y Confirmación y Postconfirmación se iniciarán el  VIERNES 27, cada de ella en su horario establecido (¡no os olvidéis de inscribir a vuestros hijos/as!); las CATEQUESIS para Adultos las  iniciaremos el primer fin de semana de Octubre; el TALLER DE LOS MAYORES lo abrimos el Martes día 24 de 17 a 19h y los dos grupos de VISITADORAS DE RESIDENCIAS retoman sus “visitas” a los feligreses de nuestra Parroquia que viven en residenciaste el Miércoles 25. También los sacerdotes del Arciprestazgo de <<Santa Teresa – La Armuña>> se reunirán el Jueves 25 para programar este Curso Pastoral.

Sí, el nuevo Curso Pastoral está en marcha y reclama de cada uno de nosotros motivaciones para un renovado impulso misionero y para ello, lo primero que tenemos que decir, con palabras del Papa Francisco, es “que ninguna  motivación será suficiente si no arde en los corazones el fuego del Espíritu. En definitiva, una evangelización con espíritu es una evangelización con Espíritu Santo, ya que Él es el alma de la Iglesia evangelizadora. invoco una vez más al Espíritu Santo; le ruego que venga a renovar, a sacudir, a impulsar a la Iglesia en una audaz salida fuera de sí para evangelizar a todos los pueblos” (EG, 261). Sí, os invitamos a todos/as a ser evangelizadores con Espíritu, que quiere decir, evangelizadores que oran y trabajan. Es sano acordarse de los primeros cristianos y de tantos hermanos a lo largo de la historia que estuvieron cargados de alegría, llenos de coraje, incansables en el anuncio y capaces de una gran resistencia activa. Hay quienes se consuelan diciendo que hoy es más difícil; sin embargo, reconozcamos que las circunstancias del Imperio romano no eran favorables al anuncio del Evangelio, ni a la lucha por la justicia, ni a la defensa de la dignidad humana. En todos los momentos de la historia están presentes la debilidad humana, la búsqueda enfermiza de sí mismo, el egoísmo cómodo y, en definitiva, la concupiscencia que nos acecha a todos. Eso está siempre, con un ropaje o con otro; viene del límite humano más que de las circunstancias. Entonces, no digamos que hoy es más difícil; es distinto. Pero aprendamos de los santos que nos han precedido y enfrentaron las dificultades propias de su época. Para ello, os propongo que nos detengamos a recuperar algunas motivaciones que nos ayuden a imitarlos hoy” (EG, 261. 263).

CATEQUESIS PARROQUIAL

  • PRECOMUNIÓN I y II (1º y 2º Primaria): Viernes de 17h a 17, 55h
  • PRE-COMUNIÓN III (3º Primaria): misma hora.
  • PRIMERA COMUNIÓN (4º Primaria): Viernes de 17, 30h a 18, 30h)
  • GRUPOS DE CONFIRMACIÓN: 4 Grupos que se reúnen el Viernes de 18h a 19h.

Deja un comentario