Bautizados = Templos del Espíritu Santo | Hoja parroquial del 19 de enero

IIº DOMINGO TIEMPO ORDINARIO: Is 49, 3. 5-6; Sal 39; 1ª Cor 1,1-3; Jn 1, 29-34

“En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacía él, exclamó: Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo (…). Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Aquel sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo“.

HP-del-19-de-Enero-de-2019

Sigue leyendo

¡Somos hijos de Dios por el Bautismo! | Hoja parroquial del 12 de enero

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR: Is 42, 1-4. 6-7; Hch 10, 34-38; Mt 3, 13-17

“En aquel tiempo, fue Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara (…)”. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo, que decía. Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto“.

HP-del-12-de-Enero-de-2020

Sigue leyendo

Y el Verbo… se hizo Eucaristía | Hoja parroquial del 5 y 6 de enero

2º DOMINGO DE NAVIDAD – SOLEMNIDAD DE LA EPIFANÍA DEL SEÑOR: Eclo 24, 1-4.12-16; Ef 1, 3-18; Jn 1, 1-18

“En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. La Palabra era la luz verdadera que alumbra a todo hombre. Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria; gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”

HP-del-5-6-de-Enero-de-2019

Sigue leyendo

La familia cristiana: un don de Dios | Hoja parroquial del 29 de diciembre

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA: Eclo 3,2-6.12-14; Sal 127; Col 3, 12-21; Mt 2, 13-15.19-23

“Cuando se marcharon los Magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate,  coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño matarlo. José se levantó, cogió al niño y a su madre de noche y se fue a Egipto… “

HP-del-29-de-Diciembre-de-2019

Sigue leyendo

Los signos mesiánicos | Hoja parroquial del 15 de diciembre

III DOMINGO DE ADVIENTO: Is 35, 1-6.10; Sal 145; Sant 5, 7-10; Mt 11, 2-11

“Jesús les respondió: Id y anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios y lo sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia.  ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!

HP-del-15-de-Diciembre-de-20191

Sigue leyendo

María, causa de nuestra alegría | Hoja parroquial del 8 de diciembre

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA: Gn 3, 9-15.20; Sal 97; Rom 15, 4-9; Lc 1, 26-39

No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”.

HP-del-8-de-Diciembre-de-2019

En el corazón del Adviento sobresale una criatura por encima de todas: MARÍA. Ella es, con su “Sí” incondicional a Dios, la gran protagonista del Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios. Ella es -como nos ha recordado el Papa Francisco- el regalo que Jesús nos ha dado a todos los hombres desde la cruz: “En la cruz, cuando Cristo sufría en su carne el dramático encuentro entre el pecado del mundo y la misericordia divina, pudo ver a sus pies la consoladora presencia de la Madre y del amigo. En ese crucial instante, antes de dar por consumada la obra que el Padre le había encargado, Jesús le dijo a María: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego le dijo al amigo amado: «Ahí tienes a tu madre» (Jn 19,26-27). Estas palabras de Jesús al borde de la muerte no expresan primeramente una preocupación piadosa hacia su madre, sino que son más bien una fórmula de revelación que manifiesta el misterio de una especial misión salvífica. Jesús nos dejaba a su madre como madre nuestra. Sólo después de hacer esto Jesús pudo sentir que «todo está cumplido» (Jn 19,28). Al pie de la cruz, en la hora suprema de la nueva creación, Cristo nos lleva a María. Él nos lleva a ella, porque no quiere que caminemos sin una madre, y el pueblo lee en esa imagen materna todos los misterios del Evangelio. Al Señor no le agrada que falte a su Iglesia el icono femenino. Ella, que lo engendró con tanta fe, también acompaña «al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús» (Ap 12,17). La íntima conexión entre María, la Iglesia y cada fiel, en cuanto que, de diversas maneras, engendran a Cristo, ha sido bellamente expresada por el beato Isaac de Stella: «En las Escrituras divinamente inspiradas, lo que se entiende en general de la Iglesia, virgen y madre, se entiende en particular de la Virgen María […] También se puede decir que cada alma fiel es esposa del Verbo de Dios, madre de Cristo, hija y hermana, virgen y madre fecunda […] Cristo permaneció nueve meses en el seno de María; permanecerá en el tabernáculo de la fe de la Iglesia hasta la consumación de los siglos; y en el conocimiento y en el amor del alma fiel por los siglos de los siglos».

María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús, con unos pobres pañales y una montaña de ternura. Ella es la esclavita del Padre que se estremece en la alabanza. Ella es la amiga siempre atenta para que no falte el vino en nuestras vidas. Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas, Madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia. Ella es la misionera que se acerca a nosotros para acompañarnos por la vida, abriendo los corazones a la fe con su cariño materno. Como una verdadera madre, ella camina con nosotros, lucha con nosotros, y derrama incesantemente la cercanía del amor de Dios. A través de las distintas advocaciones marianas, ligadas generalmente a los santuarios, comparte las historias de cada pueblo que ha recibido el Evangelio, y entra a formar parte de su identidad histórica” (Cf. Evangelli gaudium, nn. 285-286). MARÍA, es… ¡LA CAUSA DE NUESTA ALEGRÍA! Ella, nos hace vivir alegres.

EL CAMPANARIO

Admirabile signum: 10 datos de la carta del Papa sobre el valor del     pesebre en Navidad

                El Domingo día 1 de diciembre el Papa Francisco firmó durante su visita a Greccio (Italia) la carta apostólica Admirabile signum sobre el significado y el valor del belén en Navidad, una tradición con cerca de ocho siglos de antigüedad que ayuda, de una manera “dulce y exigente”, a transmitir la fe de padres a hijos.

La carta ha sido firmada el día en que comienza el tiempo de Adviento como una invitación del Santo Padre a alentar esta hermosa tradición iniciada por San Francisco de Asís en la Navidad de 1223 en Greccio: “Es realmente un ejercicio de fantasía creativa, que utiliza los materiales más dispares para crear pequeñas obras maestras llenas de belleza. Se aprende desde niños: cuando papá y mamá, junto a los abuelos, transmiten esta alegre tradición, que contiene en sí una rica espiritualidad popular. Espero que esta práctica nunca se debilite; es más, confío en que, allí donde hubiera caído en desuso, sea descubierta de nuevo y revitalizada”, alentó el Papa. En ese sentido, para acoger la invitación del Papa Francisco a apreciar el valor del pesebre, te presentamos 10 puntos para comprender la carta apostólica Admirabile signum:

  1. El pesebre es como un Evangelio vivo: El Papa Francisco recuerda que la escenificación del nacimiento de Jesús “surge de las páginas de la Sagrada Escritura” para invitar a los hombres a ponerse en camino atraídos por Cristo, que se “ha hecho hombre para encontrar a cada hombre”. El evangelista Lucas narra que María “dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada”.
  2. San Francisco quería “contemplar” la fragilidad del Niño Jesús: Quince días antes de la Navidad de 1223, el santo le expresó a un hombre de nombre Juan que deseaba “celebrar la memoria del Niño que nació en Belén y quiero contemplar de alguna manera con mis ojos lo que sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en el pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno”. El hombre cumplió con el deseo del santo y el 25 de diciembre, junto a frailes y personas de distintos lugares, San Francisco encontró el pesebre con el heno, el buey y el asno. Las personas “mostraron frente a la escena de la Navidad una alegría indescriptible, como nunca antes habían experimentado”. “Después el sacerdote, ante el Nacimiento, celebró solemnemente la Eucaristía, mostrando el vínculo entre la encarnación del Hijo de Dios y la Eucaristía. En aquella ocasión, en Greccio, no había figuras: el belén fue realizado y vivido por todos los presentes”.
  3. En 1223 uno de los presentes “vio” a Jesús en el pesebre: El Papa recuerda en su carta que “el primer biógrafo de San Francisco, Tomás de Celano, recuerda que esa noche, se añadió a la escena simple y conmovedora el don de una visión maravillosa: uno de los presentes vio acostado en el pesebre al mismo Niño Jesús. De aquel belén de la Navidad de 1223, ‘todos regresaron a sus casas colmados de alegría’”.
  4. El pesebre manifiesta la ternura de Dios: “¿Por qué el belén suscita tanto asombro y nos conmueve?”, pregunta el Papa en su carta. Y señala que es porque “manifiesta la ternura de Dios”, que siendo Creador del universo, “se abaja a nuestra pequeñez”. Además, el belén “es desde su origen franciscano una invitación a ‘sentir’, a ‘tocar’ la pobreza que el Hijo de Dios eligió para sí mismo en su encarnación” y “una llamada a encontrarlo y servirlo con misericordia en los hermanos y hermanas más necesitados” (Continuará en la próxima HOJA PARROQUIAL).

NOTICIAS DE NUESTRA PARROQUIA

                + LAUDES EN ADVIENTO: El Lunes día 9 celebraremos las Laudes a las 9h de la mañana en el Catecumenium.

            + TALLER DE MAYORES: El Martes día 10, de 17h a 19h, tendremos Manualidades de Navidad con Noemí.            

+ PRIMER ESCRUTINIO DE LA QUINTA COMUNIDAD NEOCATECUMENAL: Desde el Jueves 12 por la noche hasta el Domingo 15 por la tarde, los hermanos de la 5ª Comunidad Neocatecumenal vivirán intensamente la Convivencia del Primer Escrutiniodentro el itinerario neocatecumenal que están recorriendo. ¡Oremos por ellos!

Caminad, discernid, velad | Hoja parroquial del 1 de diciembre

DOMINGO 1º DE ADVIENTO: Is 2, 1-5; Rom 13, 11-14; Mt 24, 37-44

“Lo que pasó en tiempos de Noé, pasará cuando venga el Hijo del hombre (…). Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa”.

HP-del-1-de-Diciembre-de-2019

Sigue leyendo

Perseverancia en la persecución | Hoja parroquial del 17 de noviembre

DOMINGO XXXIIIº TIEMPO ORDINARIO: Mal 3,19-20a; Sal 97; 2ª Tes 3, 7-12; Lc 21, 5-19

“Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos odiarán por causas de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá: con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.”

HP-del-17-de-Noviembre-de-2019

Sigue leyendo