Jesús, primer evangelizador | Hoja del 24 de enero

IIIº DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO:

Jonás 3, 1-5.10; Sal 24; 1ª Cor 7, 29-31; Mc 1, 14-20

“Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: Se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios. Convertíos y creed la Buena Noticia”.

HP-del-24-de-Enero-de-2021

El testimonio que el Señor da de Sí mismo y que San Marcos ha recogido en su Evangelio “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva” (1. 15), tiene sin duda un gran alcance, ya que define toda la misión de Jesús: “porque para esto he sido enviado” dirá en Lc 4, 43. Estas palabras alcanzan todo su significado cuando se las considera a la luz de los versículos anteriores en los que Cristo se aplica a Sí mismo las palabras del profeta Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para evangelizar a los pobres” (Lc 4, 18).

Proclamar de ciudad en ciudad, sobre todo a los más pobres, con frecuencia los más dispuestos, el gozoso anuncio del cumplimiento de las promesas y de la Alianza propuestas por Dios, tal es la misión para la que Jesús se declara enviado por el Padre; todos los aspectos de su Misterio —la misma Encarnación, los milagros, las enseñanzas, la convocación de sus discípulos, el envío de los Doce, la cruz y la resurrección, la continuidad de su presencia en medio de los suyos— forman parte de su actividad evangelizadora.

La Palabra de Dios nos presenta hoy a Jesús mismo, como el Evangelio de Dios (Mc 1,1); Él ha sido y es el primero y el más grande evangelizador. Lo ha sido hasta el final, hasta la perfección, hasta el sacrificio de su existencia terrena.

Evangelizar: ¿Qué significado ha tenido esta palabra para Cristo? Ciertamente no es fácil expresar en una síntesis completa el sentido, el contenido, las formas de evangelización tal cómo Jesús lo concibió y lo puso en práctica. Por otra parte, esta síntesis nunca podrá ser concluida. Evangelizar es anunciar y hacer presente el reino de Dios. Jesús, en cuanto evangelizador, anuncia ante todo un reino, el reino de Dios, tan importante que, en relación a él, todo se convierte en “lo demás”, que es dado por añadidura (Mt 6, 33). Solamente el reino es pues absoluto y todo el resto es relativo. El Señor se complacerá en describir de muy diversas maneras la dicha de pertenecer a ese reino, una dicha paradójica hecha de cosas que el mundo rechaza (Mt 5, 3-12), las exigencias del reino y su carta magna (Mt 5-7), los heraldos del reino (Mt 10), los misterios del mismo (Mt 13), sus hijos (Mt 18), la vigilancia y fidelidad requeridas a quien espera su llegada definitiva (Mt 24-25). Como núcleo y centro de su Buena Nueva, Jesús anuncia la salvación, ese gran don de Dios que es liberación de todo lo que oprime al hombre, pero que es sobre todo liberación del pecado y del maligno, dentro de la alegría de conocer a Dios y de ser conocido por El, de verlo, de entregarse a Él. Todo esto tiene su arranque durante la vida de Cristo, y se logra de manera definitiva por su muerte y resurrección; pero debe ser continuado pacientemente a través de la historia hasta ser plenamente realizado el día de la venida final del mismo Cristo, cosa que nadie sabe cuándo tendrá lugar, a excepción del Padre (Mt 24, 36).  

Cristo llevó a cabo esta proclamación del reino de Dios, mediante la predicación infatigable de una palabra, de la que se dirá que no admite parangón con ninguna otra: “¿Qué es esto? Una doctrina nueva y revestida de autoridad” (Mc 1, 27); Sus palabras desvelan el secreto de Dios, su designio y su promesa, y por eso cambian el corazón del hombre y su destino. Pero sólo es eficaz en nosotros si nos dejamos convertir el corazón por Él.

EL CAMPANARIO

ECONOMÍA PARROQUIAL

Ya es habitual comenzar cada Año Nuevo dando a conocer el “estado de la economía parroquial”. Damos las gracias, de antemano, a todos/as los que colaboráis con vuestras “cuotas mensuales” voluntarias al mantenimiento y sostenimiento de nuestra Parroquia de Cristo Rey, así como a todos los que nos hacéis llegar vuestras aportaciones a través de las colectas dominicales, ingresos en Unicaja Banco y la Caixa, así como de forma personal, especialmente durante el año 2020 que, como todos sabéis nos hemos visto obligados a tener la Iglesia cerrada, también el Catecumenium, como consecuencia de la pandemia, pero ¡gracias a Dios y a vuestras aportaciones generosas que nos habéis hecho llegar, hemos podido hacer frente al pago de los “recibos mensuales” que nos llegan! ¡Que el Señor os devuelva el “ciento por uno”!

La Parroquia de Cristo Rey ha hecho y sigue haciendo un gran esfuerzo por dotar a la Comunidad Cristiana que aquí vive, celebra y transmite la fe, de unos Salones dignos (Catecumenium) donde poder desarrollar las tareas específicamente pastorales, así como de haber reformado el templo parroquial embelleciéndolo y adaptándolo a la normativa litúrgica con la finalidad de posibilitar una mejor calidad celebrativa y comunitaria.    

El mantenimiento de ambos edificios lo podemos ir haciendo gracias a vuestras aportaciones económicas, con ellas vamos pagando los recibos (luz, calefacción, seguros, hipoteca, etc.,) que nos llegan mensualmente y, año tras año, vamos, también, amortizando los créditos que tenemos aún pendientes. Con la finalidad de todos/as tengáis conocimiento de la situación real de la ECONOMÍA PARROQUIAL os presentamos un resumen de las CUENTAS CORRESPONDIENTES AL EJERCICIO DE 2020 que hemos presentado a la Administración Diocesana:

NOTICIAS DE NUESTRA PARROQUIA

            Así mismo, os presentamos las CUENTAS del ejercicio económico del último año 2014

  • Ingresos totales: 42.938,20 €
  • Gastos totales: 38.203,67 €
  • Saldo total a 31/12/20: 18.246,07 €
  • Deudas
    • Hipoteca: 218.537,16 €
    • Préstamo Diócesis: 15.000 €
    • Total: 233.537,16 €

Saldos

Ingresos-gastos4.734,53€
Remanente 201913.511,54
Total18.246,07 €
Remanente 202018.246,07 €

Para un conocimiento más detallado del Informe económico del 2020, lo podéis ver en la “Tabla de Anuncios” a la entrada del templo parroquial. ¡Gracias, de nuevo, por vuestras aportaciones!

ESTADÍSTICA SACRAMENTAL DEL 2020

BAUTISMOS: 3COMUNIONES:  10
FUNERALES: 8CONFIRMACIONES: 11

Deja un comentario