Último y servidor de todos [Hoja parroquial del 23 de septiembre]

HP 2018-09-29

[Descargar PDF]

Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos. Y acercando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: El que acoge a un niño como éste en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí no me acoge a mí, sino al que me ha enviado”.

Jesús es un pedagogo fantástico, enseña con autoridad, habla con claridad y predica con su vida. Para que sus oyentes le entiendan emplea parábolas inspiradas en los acontecimientos, tareas y escenas de la vida común y corriente de los que le escuchan (la siega, la pesca, la siembra, el grano de mostaza, la oveja que se le pierde al pastor, etc., etc.). Pero es sobre todo cuando enseña a sus discípulos cuando echa mano de su “maestría” en el arte de educar y transmitir la sabiduría de los que están llamados a ser y vivir como hijos del Reino de Dios.

El Evangelio de hoy nos sitúa un momento cumbre y trascendental de la vida de Jesús. Se encuentra en Cesarea de Filipo donde ha sondeado a sus discípulos para saber quién dice la gente que es Él, y ha provocado la “confesión de Pedro” que le ha reconocido como el Mesías, es decir, el Enviado de Dios para salvar a los hombres, su ¡mismo Hijo! Es entonces cuando Jesús va a comenzar su “via crucis: desde Cesarea de Filipo, va a emprender su último viaje hacia Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas, y al comienzo de este viaje les anuncia abiertamente a sus discípulos lo que le espera: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará”. Sin embargo, ante el trascendente anuncio que Jesús acaba de hacer, los discípulos parece que están en otra “onda”, sus proyectos y preocupaciones no están puestos en acompañar a Jesús en su pasión y muerte, ellos andan a otra cosa, en el camino de Cesarea de Filipo a Cafarnaúm han venido discutiendo de “quién era el más importante” de los Doce. En el fondo, este es uno de los puntos de conflicto que están en el origen de muchas de nuestras discusiones y disputas familiares, fraternales, laborales, sociales, políticas, incluso, hasta religiosas: establecer quién es el que manda, el que decide, el que tiene el “mando” (¡no sólo de la televisión!) sino de todas las cosas. Esta situación es la describe con toda claridad el Apóstol Santiago: “¿De dónde salen las luchas y los conflictos entre vosotros? ¿No es acaso de los deseos de placer que combaten en vuestro cuerpo? Codiciáis lo que no podéis tener; y acabáis asesinando. Ambicionáis algo y no podéis alcanzarlo; así que lucháis y peleáis”.

Jesús nos enseña hoy una “asignatura” para desactivar de nuestro corazón el afán de ser, de poder y de acaparar y lo hace abrazando a un niño e invitándonos a ser como él: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos, quien se haga pequeño como este niño, ese es el mayor en el Reino”. Con esta lección nos recuerda Jesús que para ser grande e importante hay que hacerse servidor y el último porque “el más pequeño de entre vosotros, ese es mayor(Lc 9, 48), más aún, Jesús afirma que “el primero entre vosotros será vuestro esclavo” (Mc 20, 27). El más importante es ¡el que más sirve! “porque ¿quién es mayor el está a la mesa o el que sirve? ¿No es el que está a la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve” (Lc 22, 26-27). En su última Cena, Jesús nos dejó su última lección práctica lavando los pies a sus discípulos: Os he dado ejemplo para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros” (Jn 13,15).

EL CAMPANARIO

La pastoral del domingo, tema de reflexión en la 2ª jornada de la Semana de Pastoral

La Comisión diocesana para la Aplicación de la Asamblea sobre el Domingo ha presentado en el marco de la XI SEMANA DE PASTORAL su propuesta: “Somos el Pueblo del domingo”Un programa que tiene como objetivo recuperar la significación espiritual del Día del Señor en la Diócesis de Salamanca, como señalan las Orientaciones de la Asamblea. En efecto, la preocupación por impulsar una renovada pastoral dominical va a ser uno de los objetivos del presente Curso Pastoral 2018-2019. La excelente Exhortación Apostólica Dies Domini del Papa San Juan Pablo II nos servirá de guía. En ella se nos dice que “El día del Señor —como ha sido llamado el domingo desde los tiempos apostólicos— ha tenido siempre, en la historia de la Iglesia, una consideración privilegiada por su estrecha relación con el núcleo mismo del misterio cristiano. En efecto, el domingo recuerda, en la sucesión semanal del tiempo, el día de la resurrección de Cristo. Es la Pascua de la semana, en la que se celebra la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, la realización en él de la primera creación y el inicio de la «nueva creación» (cf. 2 Co5,17). Es el día de la evocación adoradora y agradecida del primer día del mundo y a la vez la prefiguración, en la esperanza activa, del «último día», cuando Cristo vendrá en su gloria (cf. Hch 1,11; 1 Ts 4,13-17) y «hará un mundo nuevo» (cf. Ap 21,5).

Para el domingo, pues, resulta adecuada la exclamación del Salmista: «Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo» (Sal 118 [117]. Esta invitación al gozo, propio de la liturgia de Pascua, muestra el asombro que experimentaron las mujeres que habían asistido a la crucifixión de Cristo cuando, yendo al sepulcro «muy temprano, el primer día después del sábado» (Mc 16,2), lo encontraron vacío. Es una invitación a revivir, de alguna manera, la experiencia de los dos discípulos de Emaús, que sentían «arder su corazón» mientras el Resucitado se les acercó y caminaba con ellos, explicando las Escrituras y revelándose «al partir el pan» (cf. Lc 24,32.35). Es el eco del gozo, primero titubeante y después arrebatador, que los Apóstoles experimentaron la tarde de aquel mismo día, cuando fueron visitados por Jesús resucitado y recibieron el don de su paz y de su Espíritu (cf. Jn 20,19-23).

La resurrección de Jesús es el dato originario en el que se fundamenta la fe cristiana (cf. 1 Co 15,14): una gozosa realidad, percibida plenamente a la luz de la fe, pero históricamente atestiguada por quienes tuvieron el privilegio de ver al Señor resucitado; acontecimiento que no sólo emerge de manera absolutamente singular en la historia de los hombres, sino que está en el centro del misterio del tiempo. En efecto, —como recuerda, en la sugestiva liturgia de la noche de Pascua, el rito de preparación del cirio pascual—, de Cristo «es el tiempo y la eternidad». Por esto, conmemorando no sólo una vez al año, sino cada domingo, el día de la resurrección de Cristo, la Iglesia indica a cada generación lo que constituye el eje central de la historia, con el cual se relacionan el misterio del principio y el del destino final del mundo (nn. 1-2).

NOTICIAS DE NUESTRA PARROQUIA

  • MISIÓN EN LOS HOSPITALES: Este nuevo Curso Pastoral, nuestro Párroco hará guardia en los Hospitales Clínico y Virgen de la Vega todos los lunes (de 9 de la mañana del lunes a las 9 de la mañana del martes.
  • CURSILLO DE NOVIOS: El Lunes día 24 a las 20, 30h en el Catecumenium.
  • PASTORAL DE ENFERMOS: El Jueves día 27 a las 20, 30h reunión de programación con los ministros extraordinarios de la comunión y el equipo de visitadoras de enfermos en las residencias
  • CÁRITAS: El Viernes 28 a las 12h en el Despacho Parroquial reunión con las responsables de Caritas Diocesana.
  •  ¡INICIAMOS LAS CATEQUESIS!: El Viernes 28 de 17 a 17, 55h comenzamos con los dos grupos de PRE-COMUNIÓN I y II (1º y 2º de Primaria) y el de PRE-COMUNIÓN III (3º de Primaria). Media hora más tarde, a las 17, 30h comienza el grupo de PRIMERA COMUNIÓN (4º Primaria).
  • CONSEJO PASTORAL ARCIPRESTAL: El Sábado día 29 a las 10, 30h se reúne el CPA para la elección de dos representantes para el Consejo Pastoral Diocesano.
  • BODA DE JESÚS Y CLARA: Dos jóvenes catequistas de nuestra Parroquia celebrarán el sábado día 29 el Sacramento del Matrimonio. ¡Felicidades!

Deja un comentario