¡Ha llegado la hora! | Hoja parroquial del 21 de marzo

Vº DOMINGO DE CUARESMA: Jer 31, 31-34; Sal 50; Hb 5, 7-9; Jn 12, 20-33

“Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro que, si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se guardará para la vida eterna…”.

HP-del-21-de-Marzo-de-20211

Queremos ver a Jesús. Es la petición que le hacen los gentiles al apóstol Felipe. Era tal la fama de Jesús que había trascendido las fronteras de Judea y ya hasta los paganos expresan su curiosidad por conocer al Maestro de Galilea. Lo sorprendente va a ser la respuesta que Jesús va a dar a este “reconocimiento oficial” de la fama de su nombre: “Ha llegado la hora, contesta, de que sea glorificado el Hijo del hombre. en verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12, 24).  Jesús ha interpretado este acontecimiento, “el éxito aparente de su misión” (su nombre es reconocido ya entre los gentiles) como la “hora” de “pasión”, de su entrada en la muerte, tiene que ser “enterrado” como el grano de trigo; es la hora de entregar la vida al Padre por amor de los hombres: “El que ama su vida la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna” (v. 25). ¡Ha llegado su HORA! la hora de ser glorificado por el Padre, la HORA para la que ha venido al mundo, la HORA de la verdad, la HORA de destruir la muerte, la HORA de cancelar la deuda de Adán, la HORA de perdonar los pecados de la humanidad, la HORA de entronizar estrenar la nueva humanidad, la HORA de inaugurar la nueva creación, la HORA de recapitular todas las cosas, la HORA de gustar el vino nuevo en el Reino de los Cielos, la HORA de ser glorificado, la HORA de morir para vivir. En Caná de Galilea, en el contexto de un banquete de bodas, Jesús le había dicho a su madre, “Todavía no ha llegado mi hora” (2, 3); ahora en Jerusalén, en el “cénit” del éxito en el ministerio público de Jesús, éste le dice a sus discípulos Andrés y Felipe: “Ha llegado mi hora” (12, 23), de morir, de ser enterrado y de ser glorificado, es decir, de llevar a plenitud el Misterio Pascual¡si he llegado a esta hora para esto!” (27).

La respuesta al “queremos ver a Jesús” la encontramos en esta afirmación del Señor: “Y Yo cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Jn 12, 32). Alzado en la cruz, Jesús aparecerá a los ojos de todos como Salvador del mundo. Es la respuesta a los griegos que tratan de “verle”. “Ver” al Hijo, es discernir y reconocer que realmente es el Hijo de enviado por el Padre. “Paradójicamente” es la misma respuesta que dará Jesús en el Cenáculo a su discípulo Felipe: “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (14, 9). La crucifixión de Jesús se convierte en el momento máximo de su entronización, elevación, levantamiento y exaltación. El Hijo de hombre debe ser “levantado”, a la vez alzado en la cruz e introducido de nuevo en la gloria del Padre. Para ser salvado, habrá que “mirar” a Cristo levantado en la cruz, es decir, creer que es el Hijo único. entonces seremos purificados por el agua de su costado traspasado: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea tenga por él vida eterna” (Jn 3, 14).

EL CAMPANARIO

SEMANA SANTA 2021

Durante la Semana Santa la Iglesia celebra los misterios de la salvación actuados por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por su entrada mesiánica en Jerusalén que celebramos solemnemente el Domingo de Ramos con la Procesión de Palmas y Ramos. El Directorio sobre la piedad popular y la liturgia afirma que “la Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos de la Pasión del Señor, que comprende a la vez el triunfo real de Cristo y el anuncio de la Pasión” (n. 139).

El tiempo de Cuaresma continúa hasta el jueves. A partir de la Misa vespertina “en la Cena del Señor” comienza el Triduo Pascual, que continúa durante el Viernes de la Pasión del Señor y el Sábado Santo, y tienen su centro en la Vigilia Pascual y acaba con las Vísperas del Domingo de Resurrección.

De cara a las celebraciones de la Semana Santa y del Triduo Pascual, en este año 2021, que seguimos inmersos en la pandemia del coronavirus y para prevenir posibles contagios, hemos de seguir las orientaciones que la Comisión Episcopal para la Liturgia de la Conferencia Episcopal Española nos ofrece.

En relación con la celebración del Domingo de Ramos son las siguientes:

  • Se suprime la procesión de ramos
  • No se hace entrega de los ramos
  • En las parroquias se utilizará la forma tercera, es decir, la entrada simple

Para la celebración del Jueves Santo:

  • Se omite el rito del lavatorio de los pies
  • No se omita la procesión y la reserva del Santísimo Sacramento para la adoración y la comunión del día siguiente.

Para la celebración del Viernes Santo:

  • En el momento de la adoración de la cruz el celebrante lo hará con una genuflexión o una inclinación profunda. El resto de la asamblea lo hará por medio de una genuflexión o inclinación profunda cuando la cruz sea mostrada, y lo harán cada uno sin moverse de su lugar. Se evitará, en cualquier caso, la procesión de los fieles en este momento de la celebración.

Para la celebración de la Vigilia Pascual:

  • El “inicio de la vigilia o lucernario” se puede hacer a la entrada del templo. El celebrante principal deberá estar acompañado por un número limitado de ministros, mientras todos los fieles se mantendrán en sus lugares. Se bendice el fuego, se hacen los ritos de preparación y se enciende el cirio tal como indica el Misal. El sacerdote y los ministros, manteniendo la distancia de seguridad, hacen la procesión por el pasillo central.
  • En la “Liturgia bautismal”: que el sacerdote higienice las manos con gel hidroalcohólico antes de la aspersión y que evite el contacto con el agua que se va a bendecir cuando esta se prepare. No parece aconsejable, dadas las circunstancias, celebrar el bautismo de niños durante la Vigilia Pascual.

SEMANA SANTA 2021 EN NUESTRA PARROQUIA

  • DOMINGO DE RAMOS:  A las 8h. de la mañana: CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA (se suprime la Misa de 9h.).
  • LUNES, MARTES Y MIÉRCOLES SANTO: A las 6, 30h. LAUDES en la Iglesia.
  • JUEVES SANTO: A las 10h. LAUDES en la Iglesia, a las 17h.: CELEBRACIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR  
  • VIERNES SANTO: A las 10h. LAUDES, a las 12h. VIA CRUCIS y a las 17h. CELEBRACIÓN DE LA MUERTE DEL SEÑOR, ADORACIÓN DE LA CRUZ Y COMUNIÓN.
  • SÁBADO SANTO: A las 10h. LAUDES y de 17, 30h. a 21h SOLEMNE VIGILIA PASCUAL.
  • DOMINGO DE RESURRECCIÓN: Eucaristías a las 9h, 11h y 12h y a las 19h. VÍSPERAS SOLEMNES DE PASCUA.

Deja un comentario