“FOTOGRAFÍA SACRÍLEGAS”

      Ante la polémica generada por la obra fotográfica del Sr. J.A.M. Montoya que atenta frontalmente contra la dignidad humana, la sensibilidad religiosa y las creencias más profundas de los cristianos, nos ha parecido oportuno y necesario ofrecer una serie de orientaciones con el fin de que todos tengamos un criterio moralmente recto para que podamos discernir con lucidez evangélica este “nuevo ataque” a nuestra condición de hombres, ciudadanos libres y responsables y cristianos que reclaman al derecho a ser respetados y escuchados en un Estado donde el respeto a la propia identidad religiosa y confesional es un derecho básico de nuestro ordenamiento jurídico y, también, la defensa a que las propias creencias, símbolos y credos sean respetados por todos.

       La Iglesia en España, lo que ella significa como institución, y lo que son sus señas de identidad, su credo, su moral y su aportación a la tradición histórica, cultural y espiritual de España, está siendo sometida, desde hace años, a un ataque descarado y despiadado que destila un odio feroz a Dios, a su Hijo Jesucristo, a la Iglesia, a los cristianos, y por ende, a la dignidad humana. Tenemos que ser conscientes que vivimos inmersos una cultura inmanentista que está cerrada a la Trascendencia y reclama para sí todos los atributos de la divinidad: el Estado es Dios, no hay verdades absolutas, todo es relativo, la única verdad es la que es fruto del consenso de las mayorías... ¡Dios no existe! ¡todo está permitido!. El mal radical del tiempo que estamos viviendo –afirman nuestros obispos- “consiste en algo tan antiguo como el deseo ilusorio y blasfemo de ser dueños absolutos de todo, de dirigir nuestra vida y la vida de la sociedad a nuestro gusto, sin contar con Dios, como si fuéramos verdaderos creadores del mundo y de nosotros mismos. De ahí, la estación de la propia libertad como norma suprema del bien y del mal y el olvido de Dios, con el consiguiente menosprecio de la religión y la consideración idolátrica de los bienes del mundo y de la vida terrena como si fueran el bien supremo” (cf. CEE, Orientaciones morales ante la situación actual de España –23-noviembre de 2006-) [nº  10].

     La “polémica en torno las fotografías pornográficas y sacrílegas” de Montoya hay que situarla en un capítulo más de una larga cadena de actuaciones desde los ámbitos de la cultura, el arte y los Medios de Comunicación, que permanentemente vienen atacando, ridiculizando, y menospreciando los contenidos de nuestra fe, los símbolos y las imágenes de nuestro patrimonio espiritual y los referentes más sagrados de nuestro Credo (Dios, Jesucristo, la Virgen María, los Santos). Dentro de este capítulo vergonzoso que atenta contra el derecho fundamental de cualquier ciudadano a creer y expresar libremente sus creencias, hay que situar el programa emitido por Telecinco en el que se enseñaba  a “cocinar un crucificado”, las burlas y bufonadas contra la Iglesia en el programa de Crónicas Marcianas, los constantes ataques “subliminares” de las series televisivas, películas como “la mala educación” o “santa Teresa, el cuerpo de Jesucristo” y un largo etc en el que hemos de situar las “fotografías blasfemas” de Montoya.

     Todo forma parte de la misma “campaña mediática y cultura” de corte ateo y anticristiano al que hoy está sometida la Iglesia Católica en España. Bueno es saberlo para no ser ingenuos, y necesario es denunciarlo para no parecer que comulgamos con “ruedas de mentira y manipulación”. Los cristianos, como ciudadanos, no pedimos privilegios, pero sí reclamamos respeto y dignidad para lo que representa el patrimonio espiritual que el cristianismo ha aportado y sigue aportando a la sociedad españoles a través de los ciudadanos que confiesan a Jesucristo como su Señor. Los católicos pedimos únicamente respeto a nuestra identidad, y libertad para anunciar, por los medios ordinarios, el mensaje de Cristo como Salvador universal, en un clima de tolerancia y convivencia, sin privilegios ni discriminaciones de ninguna clase. Creemos, además, que el pleno respeto a la libertad religiosa de todos es garantía de verdadera democracia y estímulo para el crecimiento espiritual de las personas y el progreso cultural de toda la sociedad.

     Sin embargo, somos conscientes de estar siendo acosados, hoy en España, por un Estado que intenta imponernos “a la fuerza”laicismo“ brutal. Nuestros obispos nos ayudan a comprender el alcance de este laicismo que tiene “tintes de convertirse en una nueva religión laica”: “El laicismo va configurando una sociedad que, en sus elementos sociales y públicos, se enfrenta con los valores más fundamentales de nuestra cultura, deja sin raíces a instituciones tan fundamentales como el matrimonio y la familia, diluye los fundamentos de la vida moral, de la justicia y de la solidaridad y sitúa a los cristianos en un mundo culturalmente extraño y hostil. No se trata de imponer los propios criterios morales a toda la sociedad. Sabemos perfectamente que la fe en Jesucristo es a la vez un don de Dios y una libre decisión de cada persona, favorecida por la razón y ayudada por la asistencia divina. Pero para nosotros es claro que todo lo que sea introducir ideas y costumbres contrarias a la ley natural, fundada en la recta razón y en el patrimonio espiritual y moral históricamente acumulado por las sociedades, debilita los fundamentos de la justicia y deteriora la vida de las personas y de la sociedad entera.

     En no pocos ambientes resulta difícil manifestarse como cristiano: parece que lo único correcto y a la altura de los tiempos es hacerlo como agnóstico y partidario de un laicismo radical y excluyente. Algunos sectores pretenden excluir a los católicos de la vida pública y acelerar la implantación del laicismo y del relativismo moral como única mentalidad compatible con la democracia. Tal parece ser la interpretación correcta de las dificultades crecientes para incorporar el estudio libre de la religión católica en los currículos de la escuela pública. En este mismo sentido apuntan las leyes y declaraciones contrarias a la ley natural, que deterioran el bien moral de la sociedad, formada en buena parte por católicos, como es el caso de la insólita definición legal del matrimonio con exclusión de toda referencia a la diferencia entre el varón y la mujer, el apoyo a la llamada “ideología de género”, la ley del “divorcio exprés”, la creciente tolerancia con el aborto, la producción de seres humanos como material de investigación, y el anunciado programa de la nueva asignatura, con carácter obligatorio, denominada “Educación para la ciudadanía”, con el riesgo de una inaceptable intromisión del Estado en la educación moral de los alumnos, cuya responsabilidad primera corresponde a la familia y a la escuela” (nnº 17-18).

   Es a la luz de este trasfondo cultural, desde debemos saber leer la polémica en torno a esta fotografías pornográficas. En el “dossier” que hemos preparado os ofrecemos:

1º) Una entrevista al autor

2º) El Comunicado del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española

3º) Un artículo aparecido en LA RAZÓN

4º) La denuncia ante la Fiscalía del Estado de <<Manos limpias>>

5º) El Comunicado del Presidente de la Junta de Extramadura

1º) ENTREVISTA: "No pretendo ofender, sino criticar"

JAM Montoya (Atlas)

JAM Montoya (Atlas)

José Antonio Montoya (Badajoz, 1953) se ha visto envuelto por una polémica que considera "agua pasada". Sus fotografías, calificadas de "porno-religiosas" se terminaron hace cinco años, pero han saltado a la palestra tras la denuncia del PP en Extremadura a la subvención de la Junta al catálogo con estas imágenes.

El fotógrafo se muestra en parte reacio a la hora de hablar con los medios y teme que se puedan tergiversar sus intenciones y el fin de sus impactantes fotografías. Montoya insiste en aclarar ante todo que su intención no es "ofender" sino "criticar" al estamento clerical en base a sus propias vivencias personales.

P - ¿Cuál es el objetivo de su obra artística?

R - Si me preguntas en general por mi trayectoria fotográfica he de decir que sólo pretendo expresar lo que pienso y lo que siento a través de la fotografía, si me preguntas por Sanctorum contestaría lo mismo, ha sido mi forma de criticar unos acontecimientos concretos que tienen que ver con ciertas actitudes de un sector muy específico del estamento eclesiástico.

P- ¿Por qué ha elegido como temática la iconografía católica?

R - Está claro, porque ha sido mi educación, ha sido la creencia que me han inculcado desde pequeño y no otra. Ahora me dicen que por qué no hago lo mismo con Mahoma, ¿por qué habría de hacerlo si la religión islámica no es la que ha condicionado mi educación?.

Esto no es gratuíto, esto obedece a mi forma de sentir, a mi forma de criticar cuestiones que tienen que ver única y exclusivamente con el estamento clerical y punto, y desde luego que no tengo por qué criticar nada más que lo que a mí me ha ofendido, por ejemplo la pederastia en la Iglesia Católica, las violaciones de novicias africanas por sacerdotes, el enriquecimiento del clero ante la pobreza. De todo eso van mis fotos.

Si se han ofendido un gran número de españoles, lo lamento profundamente

P- ¿Es cosciente de que su obra puede ofender a un gran número de españoles?
R - Desde luego que mi intención no ha sido nunca ofender a los creyentes sinceros, a los no hipócritas, a los que viven la religión desde la verdad, todos esos espero que entiendan que esta colección no está dedicada a ellos, insisto, es una crítica a la hipocresía de ciertos integrantes del estamento clerical.
Si se han ofendido un gran número de españoles, lo lamento profundamente, pero mi crítica no es hacia ellos.

P - ¿Siente que se está arremetiendo contra la libertad artística y de expresión?

R -Esa obviedad no sólo la creo yo, he recibido muchísimas llamadas y correos de apoyo en ese sentido, fundamentalmente de fotógrafos, artistas, gente del mundo de la cultura, etc.

P - ¿Cree que la polémica está siendo utilizada políticamente?

R - Te contestaré con otra pregunta, estas fotos se realizaron muchas de ellas hace más de diez años, hace cinco se publicó el catálogo que acompañó a una exposición de ellas en Valencia, se han expuesto hará unos ocho años en Salamanca, también en Badajoz hará tambien 7 u 8 años (todas las exposiciones en galerías y centros privados, lo único en que ayudó algo la Junta fue en el catálogo), en Cáceres, en casi todos esos ayuntamientos gobernaba el PP.

Nadie dijo nada... qué casualidad que salen ahora a dos meses de las elecciones y cuando el candidato político del PSOE es el actual Consejero de Cultura

¿No es altamente sospechoso y oportunista?

P - ¿En qué consiste la subvencion que critica el PP por parte de la Junta a sus obras?

R - Quiero aclarar que mi obra no está subvencionada por nadie salvo por mí mismo, yo pago mis materiales, mis modelos, mis vestuarios, .... La Junta sólo se ha limitado a apoyar económicamente una parte de mis catálogos.

La Iglesia Católica en ese sentido ha sido mucho más correcta que la cantidad de personas que se dicen católicos

P - ¿Ha recibido algún tipo de queja oficial de la Iglesia Católica por el contenido de estas fotografías?

R - Nunca, es más, os voy a dar una información que nadie conoce.

Cuando algunas de estas fotos se expusieron hace ahora algunos años en la Feria de Arte Contemporáneo de Cáceres (Foro Sur) en un espacio cedido por la Iglesia Católica el Obispo de la Diócesis Coria-Cáceres envió a dos sacerdotes de su confianza para entrevistarse en privado conmigo y hablar del motivo de mi obra, mantuvimos una conversación de lo más educada y cordial, cada parte hablando de sus razones, y nada más, es cierto que se formó un pequeño revuelo mediático, pero insisto, nada más.

La Iglesia Católica en ese sentido ha sido mucho más correcta que la cantidad de personas que se dicen católicos y que me están insultando y amenazando amparados en el anonimato.

P - ¿Le ha presentado la Junta su apoyo ante los ataques del PP a su obra?

R - Por supuesto, todos los que creemos en la libertad de expresión y de pensamiento hemos de apoyarnos.

No tengo ningún tipo de vinculación con ningún grupo político. Las instituciones nunca deben censurar la expresión plástica, en cualquier sentido, y eso es lo que ha hecho la Junta, permitir esa libertad cultural y de pensamiento. Solo eso.

P- ¿La polémica vende?

R - Para los que creen que lo hago para vender más informar que curiosamente no lo necesito.

Sanctorum ha sido la colección más vendida de todas las que he hecho, no ahora, sino antes, sin necesidad de toda este revuelo.

Ahora tengo ofertas de todo el mundo que antes no tenía

El PP debería de pensar que me está dando una publicidad exagerada, ahora tengo ofertas de todo el mundo que antes no tenía. En realidad son ellos los que más me han patrocinado de todos, puesto que están invirtiendo todos sus medios de comunicación en darme publicidad.

P - ¿Deberían existir barreras para el arte?.

R - No deberían, el arte es un juego, una forma de hacer pensar, no sólo deleitación estética, es mucho más que eso. Sin embargo si analizais la historia vereis que está plagada de toda clase de censuras, en todos los tiempos. Si se impide la libertad del arte habremos dado un gigantesco paso atrás.

P - ¿Cree que los católicos pueden llegar a entender su obra?

R - Desde luego, hay muchos que la entienden, sobre todo si tienen preparación en el ambito de lo plástico y pueden desposeerse de sus creencias y ver tan sólo la imagen.

P - ¿Cual es su fuente de inspiración?

R - Siempre la vida.

P - ¿Cuales son sus próximos proyectos? ¿Serán igual de transgresores?

R- Si teneís en cuenta que esta serie [las polémicas fotos] se terminó hace ahora un montón de tiempo (5 años) porque parece que la hice ayer, no señores, esta serie ya para mí es agua pasada, detrás de ella he hecho al menos tres o cuatro colecciones más, pero esto no se dice, es lastimoso que lleve 30 años de fotógrafo, un montón de colecciones excelentes de fotografías y ahora, cuando ya pasé la página hace años, vienen con esto.

Mis proyectos posteriores no sé si son transgresores, yo diría que no, y desde luego no hago fotos para ser transgresor, eso me importa muy poco. La transgresión es una cuestión efímera y oportunista.

Yo me tomo mi obra muy en serio.

 

2º) RESPETO POR  LA FE CATÓLICA Y SUS IMÁGENES

(Comunicado del  Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española)

[Madrid, 15 de marzo de 2007]


En los últimos días se han hecho notorias diversas actuaciones de particulares e incluso de instituciones públicas que no pueden ser valoradas más que como ofensas objetivas a los católicos, puesto que denigran las imágenes más representativas de la fe de la Iglesia, cuales son las del propio Jesucristo, la Virgen María y los santos. Creemos que ofenden también la sensibilidad de cualquier persona de recta conciencia. Pensamos, por ejemplo, en los carteles y en los anuncios televisivos de la película titulada Teresa, el cuerpo de Cristo y sobre todo en el caso, en cierto sentido aún más grave, de los catálogos de una exposición fotográfica publicados por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura, con prólogo de su responsable. Las imágenes reproducidas por esos medios son crudas y lamentables blasfemias.

La Constitución Española reconoce y protege el derecho de libertad religiosa de las personas y de las instituciones; las leyes, incluso las penales, tutelan ese derecho fundamental, que es vulnerado con actuaciones como las mencionadas. Con toda firmeza exigimos el respeto de la fe católica, de sus imágenes y de sus signos. No podemos pasar por alto ni dar la sensación de que toleramos tales lesiones de los derechos de los católicos y de la Iglesia. Es necesario que se pidan las responsabilidades correspondientes por las vías pacíficas y legales previstas en el ordenamiento de nuestro Estado democrático y de derecho. Sin justicia, no es posible la convivencia en libertad, ni siquiera sería posible el perdón, que no negaremos nunca a quienes nos ofenden.

Con esta ocasión, invitamos a los católicos a elevar al Cielo oraciones de gratitud y de alabanza, porque la misericordia y la bondad de Dios son infinitas. Que la gratitud y la alabanza sean más fuertes que sus contrarios.

 

3º) Los obispos piden acciones legales contra la «biblia porno»

(La Razón)
La Conferencia Episcopal Española terció ayer en la polémica de las fotografías publicadas por la Consejería de Cultura de Extremadura a través de una nota en la que señala la necesidad de que «se pidan las responsabilidades correspondientes por las vías pacíficas y legales previstas en el ordenamiento de nuestro Estado democrático y de derecho», para lo que consideran unas «crudas y lamentables blasfemias». En la nota, aprobada por el Comité Ejecutivo, los obispos exigen «con toda firmeza, el respeto de la fe católica, de sus imágenes y de sus signos».

Los obispos explican que en los últimos días « se han hecho notorias diversas actuaciones de particulares e incluso de instituciones públicas que no pueden ser valoradas más que como ofensas objetivas a los católicos, puesto que denigran las imágenes más representativas de la fe de la Iglesia», como son la de Jesucristo, la Virgen María y los santos. En concreto, los obispos hacen referencia a los carteles publicitarios y los anuncios televisivos de la película «Teresa, el cuerpo de Cristo», y sobre todo, a los catálogos de la exposición fotográfica financiados por la Junta de Extremadura.

En su nota, el Ejecutivo también destaca que haya sido el responsable de la Consejería de Cultura quien prologue el libro. Tras calificar las imágenes de «crudas y lamentables blasfemias», los obispos recuerdan que la Constitución española «reconoce y protege el derecho de libertad religiosa de las personas y de las instituciones», y que las leyes, civiles y penales, tutelan este derecho «que es vulnerado con actuaciones como las mencionadas». Por ello, «con toda firmeza, exigimos el respeto de la fe católica, de sus imágenes y de sus signos».

Los obispos también explican que su nota está motivada porque «no podemos pasar por alto ni dar la sensación de que toleramos tales lesiones de los derechos de los católicos y de la Iglesia». Es por ello por lo que consideran necesario «que se pidan las responsabilidades correspondientes por las vías pacífica y legales previstas en el ordenamiento de nuestro Estado democrático y de derecho». Los obispos concluyen su nota recordando que sin justicia «no es posible la convivencia en libertad, ni siquiera sería posible el perdón, que no negaremos nunca a quienes nos ofenden».

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal está formado por el presidente, el obispo de Bilbao Ricardo Blázquez; el vicepresidente y arzobispo de Toledo, el cardenal Antonio Cañizares; los cardenales de Sevilla, Carlos Amigo, y Madrid, Antonio María Rouco; y los arzobispos de Barcelona, monseñor Lluis Martínez, y de Oviedo, monseñor Carlos Osoro. También es miembro el secretario General de la Conferencia, el sacerdote Juan Antonio Martínez Camino.

Denuncia ante el Fiscal

Por otro lado, a la denuncia que por estas publicaciones presentó en su momento el Centro Jurídico Tomás Moro, se sumó ayer la que el colectivo de funcionarios públicos «Manos Limpias» presentó ayer al fiscal general del Estado. En su escrito señala que «estos hechos han constituido una “notitia criminis” con amplio eco en todos los medios de comunicación social del país y una tremenda alarma social en la comunidad católica». Por esta razón, señalan como personas responsables a Francisco Muñoz, como consejero de Cultura de la Junta extremeña, y al autor de la obra J. A. M. Montoya.
En su denuncia, el colectivo señala al fiscal general del Estado que ambos han podido incurrir en un delito contra los sentimientos religiosos de acuerdo al artículo 525 de Código Penal.
 

Por otra parte, la tormenta política generada por la publicación de este catálogo continúa en Extremadura. Ayer, su presidente, hacía responsable al Partido Popular de haber provocado la polémica, porque el consejero de Cultura, Francisco Muñoz, es su «objetivo político», al ser el candidato del PSOE a la Alcaldía de Badajoz. Ibarra destacó, en una entrevista radiofónica, que el libro fue publicado por la Junta en 2003 y que entonces, los responsables del PP «no se escandalizaron». 

'Manos limpias' denuncia ante Fiscalía Estado publicación de obras de Montoya

El Sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos 'Manos Limpias' ha presentado ante la Fiscalía General del Estado un escrito de denuncia por la publicación de dos folletos con obras de José Antonio Montoya, por un posible 'delito contra los sentimientos religiosos'.

  Esta medida se toma después de que el PP extremeño denunciara que la Editora Regional de Extremadura (ERE), dependiente de la Consejería de Cultura, ha publicado dos libros de Montoya que incluyen 'pornografía católica', fotos que tienen a Jesucristo y otras figuras del cristianismo como protagonistas.

Mediante un comunicado, 'Manos Limpias' se refiere a estos hechos y los inscribe en lo establecido en el artículo 525 del Código Penal, que determina que 'incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión, hagan públicamente escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias'.

Según el Código Penal, agrega, este escarnio se puede hacer 'de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento'.

'Manos Limpias' considera responsables de estos hechos al director de la Editora Regional de Extremadura, Alvaro Valverde; al consejero de Cultura, Francisco Muñoz, y al autor de la obra, José Antonio Moreno Montoya, y pide a la Fiscalía General del Estado que 'admita la denuncia y actúe conforme a derecho corresponda'.

Según esta entidad, 'estos hechos han constituido una 'notitia criminis' con amplio eco en todos los medios de comunicación social del país y una tremenda alarma social en la comunidad católica'. 

Comunicado del Presidente de la Junta

En relación con la denuncia de la que se hacen eco diversos medios de comunicación sobre una exposición de fotografías del fotógrafo pacense D. José Antonio Moreno Montoya, he de manifestar lo siguiente:

1º.- No se pagó con dinero público la exposición y el trabajo fotográfico, sino el catálogo de dicha exposición.

2º.- Parte de los contenidos de la exposición que recoge el catálogo se colgó, por una galería privada, en la ciudad de Cáceres, en la Iglesia de la Preciosa Sangre, en el año 2003, en FOROSUR, provocando la queja de D. Ciriaco Benavente, entonces Obispo de Coria-Cáceres, no tanto por el contenido de las fotografías sino por el sitio donde se exponían.

3º.- Tanto el Obispo, D. Ciriaco Benavente, como el Arzobispo D. Antonio Montero recibieron las disculpas de la Junta de Extremadura y de quien firma este comunicado, dándose por satisfechos con esas disculpas ante el error cometido por la Editora Regional y por la Comisión Organizadora del citado evento, del que me responsabilicé personalmente.

4º.- Error del que sigo responsabilizándome, y de igual modo que me disculpé ante la jerarquía de la Iglesia Católica extremeña, disculpas que aceptaron y ratifican en el día de hoy, me disculpo igualmente ante todo aquel ciudadano que haya podido sentirse dolido o molesto por aquel error de 2003.

5º.- Los obispos extremeños, con su Arzobispo de entonces a la cabeza, y con el actual, saben que jamás ha sido mi intención, ni la de la Junta de Extremadura, ofender a la Iglesia Católica y que el respeto que hemos mantenido en ese asunto ha sido siempre exquisito y valorado.

Fdo: Juan Carlos Rodríguez Ibarra
Presidente de la Junta de Extremadura